Moldear Plastilina: un trabajo multi-sensorial en el ambiente Montessori

Moldear plastilina le trae sonrisas y risas a los niños porque es fácil jugar con ella – pero hay mucho más al moldear plastilina que eso. Como la Dra. Montessori nos dijo, el juego es el trabajo de los niños y el moldear plastilina, que tiene un encanto multi-sensorial y fomenta el juego creativo, les provee experiencias de aprendizaje valiosas.

Una de las metas del ambiente Montessori en la infancia temprana es el perfeccionamiento de los sentidos.

Los niños aprenden de su ambiente por medio de los sentidos. Ellos tocan, prueban, huelen, observan y escuchan todo. Durante los años de preescolar, los niños perfeccionan sus sentidos a través de la educación sensorial Montesoriana, aprendiendo a explorar, diferenciar y clasificar sus experiencias sensoriales.

Cada material sensorial de Montessori se enfoca en el perfeccionamiento del entendimiento de los niños de una propiedad específica. El moldear plastilina también juega un papel importante en las actividades de la vida cotidiana de Montessori. El trabajo con la plastilina incrementa la destreza y fuerza de los niños, las habilidades de la motricidad fina necesarias para la escritura. También le da a los niños la oportunidad del juego continuo lo cual incrementa la concentración y el enfoque.

De acuerdo al NAEYC (National Association for the Education of Young Children), el moldear plastilina tiene múltiples beneficios. Estos incluyen, pero no están limitados, a:

-       Persistencia

-       Lógica

-       Solución de problemas

-       Comparación y contraste

-       Cooperación

-       Creatividad

-       Escuchar

-       Hablar

-       Experimento de causa y efecto

-       Aprendizaje sobre medidas

-       Conocimiento espacial

-       Entendimiento de la forma y el tamaño

 

Moldear plastilina y el sentido del olfato:

El sentido del olfato es complejo; los humanos tenemos más de 1000 receptores diferentes de olfato que se regeneran durante la vida. El sentido de la vista, en comparación, sólo tiene 4 tipos de sensores de luz. También, el sentido del olfato juega un rol impresionante en la memoria. La ciencia nos dice que esto puede ser debido a que el foco olfativo está muy cerca del hipocampo, la porción del cerebro responsable de la memoria.

Para mi, el olor de la plastilina es uno que se mantiene merodeando en mis recuerdos. Esto me hizo pensar en la potencia que puede tener la plastilina para ayudar a que los niños construyan asociaciones de memoria arraigadas profundamente. Al darle a los niños una estimulación sensorial intensa, podemos sembrar el camino para una memoria que los ayudará más adelante en la vida.

Traducido de Modeling Dough: A Multi-Sensory Work in the Montessori Environment