¿Niño o niña? ¿Qué opinan del sexo del bebé el calendario Maya, tus antojos y la forma de la barriga?

Uno siempre piensa que sabe si es niño o niña al verle la barriga a una embarazada. Cuando se nos interpone una barriga, vamos como imanes a tocarla y ponemos en práctica todas las técnicas caseras que hemos aprendido durante la vida. Decimos: “Es obvio que esto no funciona pero estoy segura que es niño”. Yo no pego ni una.

Cuando me faltaban dos semanas para saber el sexo de mi bebé ya me habían hecho todo tipo de cosas para adivinar el sexo. Claudia me arrancó un cabello de la cabeza, me quitó mi anillo de casada y, al colocarlo dentro del cabello como aguja, lo suspendió sobre la panza. Decía que si iba de adelante pa’ tras recto era niño. Si daba vueltas, niña. Salió niño.

Eleo me dijo que revisara el calendario Maya, cosa que hice al segundo: niño. ¿El chino? Niña.

Mi abuela Susy decía que si uno tiene náuseas leves es niño. Si sientes que andas en un barco en plena tormenta: niña. También decía que si uno cargaba a una niña dentro, la dosis doble de hormonas hacía que saliera más acné. Yo le quisiera agregar mi propio toque a esta teoría y decir que si uno está extremadamente emocional, tiene que ser niña. Una mujer ya es muy sensible. ¿Dos? Bueno…

Ariela cada vez que me veía me preguntaba sobre mis antojos. Decía que con una niña te provoca lo dulce, con niño lo salado. Mi respuesta: ¿Qué es cuando te provocan pepinillos con chocolate, falafel y una manzana, todo al mismo tiempo?

No ha faltado la gente que dice que estar embarazada de un niño hace que el cabello crezca más. Que si al escuchar los latidos del bebé van a más de 140 es niña, menos de 140 es niño. Y claro, nunca falta la gente que te ve la barriga (como yo) y con toda seguridad dicen que si está baja y hacia el frente es niño. Alta y ancha es niña. Esta era mi barriga a las 18 semanas. 21 semanas después nació un niño adorado.