Publicado | por Mariana Lopez

falta de sueño

La llegada de un nuevo bebé suele ser agotador. Si a esto se suma la falta de sueño por tener que levantarte cada dos horas en la madrugada a darle de comer o apapacharlo, entonces, todo empeora. ¿Qué hacer para vivir con menos estrés? Una mamá muy sabia revela la solución.

Tal vez te has visto ahí… Tu día en el trabajo no pudo ser más pesado, tuviste que pasar al súper y perdiste el boleto del estacionamiento. Al llegar a casa, tu mamá se queja de que el bebé no quiso comer y ha estado llorando todo el día al igual que los gemelos de cuatro años.

Llega tu esposo y da de cenar, baña y duerme a todos los niños. Trabajas un poco más hasta la media noche, cenas y por fin vas a la cama. A la 1:45am, el bebé despierta llorando inconsolable. Le das pecho. Ya son las 3:15 y sigues tranquilizándolo. Por fin se queda dormido, pero la pesadilla le regresa (a ambos) y vuelves a despertar a las 4:20. Total que ya es hora de ir a trabajar y dejar a los gemelos en la escuela. Has dormido menos de dos horas… y en abonos. ¿Cómo soportar esta vida?

La idea de haber dormido tan poco no solo es un cansancio físico, sino una frustración mental que no deja pensar claramente y mucho menos ser la más eficaz en el trabajo. Esta situación la sufren muchas mujeres que, por falta de sueño, viven en un estrés total y se olvidan de tener un minuto para ellas.

La solución a estar agotada mentalmente

Las mujeres que trabajan y tienen un bebé (y tal vez más hijos) deben de buscar estrategias que les permitan vivir sin estar molestas y asfixiadas por las responsabilidades. Hay bebés que duermen muchas horas de corrido y son una delicia, pero muchos otros no, y entonces vienen los problemas.

Al menos para bajarle al estrés por no dormir bien, una mamá de ocho hijos ha dado una solución que parece magia pura. Lo mejor para sobrevivir a la falta de sueño es: No mirar nunca el reloj. Nunca.

falta de sueño

Suena a broma, pero es cierto. Una madre de cuatro hijos escribió su experiencia con este consejo en el sitio Babble “¿Qué haces cuando se despierta el bebé? Controlar la hora, gemir un poco por dentro y observar las manecillas del reloj deslizarse mientras el bebé está comiendo. Calcular mentalmente cuánto tiempo te quedará para dormir cuando todo esté dicho y hecho, estresa un poco (¡o mucho!). ¿Por qué pensar en la poca cantidad de tiempo que te queda? Es agotador obsesionarse con lo agotador que es todo”, explica Chaunie Brusie, la mamá que escribe su experiencia.

Ella reconoce que, al tener cuatro hijos (entre ellos un bebé recién nacido), ya no sabía lo que era descansar, hasta que siguió el consejo de la mamá de ocho niños. “Estaba tan obsesionada con mi falta de sueño que, irónicamente, arruiné el poco sueño que podía tener”. Al dejar de contar el tiempo que le quedaba para dormir, comenzó a sentirse más liberada y el estrés bajó considerablemente.

Es seguro que esas dos horas de sueño no se harán cuatro solo por no mirar el reloj, pero será un tiempo que no se esté contando, sino disfrutando. Aprovechando en lo que se está, como dicta el mindfulness: hacer cada cosa a conciencia y concentrarse en ella. Así, si das pecho, es buena idea no pensar en que esto te roba tu sueño. Si ya vas a dormir, disfrutar las horas o minutos en tu cama será muy conciliador.

falta de sueño

Curiosamente, el bebé de Chaunie resultó ser un dormilón. Así que tuvo que seguir pocas semanas el consejo de la mamá de ocho hijos. Llámale casualidad o ironía, pero la verdad es que funcionó. Según su experiencia, los bebés pueden sentir ese estrés de la madre por la falta de sueño. “Cuando me relajé más, todos estuvimos más contentos”, concluye.

Para que tu bebé descanse tranquilo, en Nap tenemos una variedad de saquitos para dormir. Estos tienen como un efecto mágico que los induce al sueño ¡y te dejan dormir mejor a ti!