Encuentra la belleza en lo diferente... la historia de Amanda Booth y Micah

Life with Micah

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando un bebé llega a una familia este acontecimiento suele ser una alegría para los padres y, a la vez, ellos creen firmemente que ese pequeño ser es el más bello y maravilloso del mundo, pero… ¿y si tiene síndrome de Down? La respuesta es “sí, también”.

Al menos esa es la afirmación que hace día con día la modelo y madre Amanda Booth al respecto de su hijo Micah, el cual tiene este síndrome y ella ha hecho pública su historia de Instagram día con día a sus casi 60 mil seguidores. Lo hace no solo a manera de motivación (para nosotros) sino por el legítimo orgullo que ella siente de ser madre de este pequeño de pelo rubio y ojos rasgados.

Una historia para compartir

Cuando Amanda Booth supo que estaba embarazada, se hizo las revisiones de rutina que cualquier madre suele hacer para estar pendiente del bienestar de ella y de su bebé; ella dio a luz como estaba planeado y, junto con su esposo Mike Quinones, pudieron conocer al pequeño Micah, que curiosamente lucía unos ojos con forma de almendra, muy similares a los de su padre.

Fue hasta los tres meses de nacido, cando los médicos le confirmaron a la pareja que Micah tenía síndrome de Down. La noticia para ellos fue un shock, pero esto no cambió el curso de sus vidas. Este trastorno genético suele llevar con él defectos cardiacos, pero no fue el caso del protagonista de esta historia.

Para Amanda, la única preocupación con respecto a Micah eran las consecuencias de salud que pudieran implicarla a su hijo.

Nuestro pequeño hombrecito es absolutamente increíble, literalmente me olvido de que tiene síndrome de Down. Nunca pienso en ello, no me preocupo por ello ni mido su progreso. Simplemente vivimos nuestras vidas y él la suya como nuestro hijo. Tal vez llegue un día que sea más ‘aparente’, pero por ahora, eso somos nosotros”, dijo Amanda a la revista Mother.

Mostrarse ante la vida

Life with Micah

Lejos de ocultar la realidad de Micah, Amanda un día decidió abrir una cuenta de Instagram para mostrar la historia de su familia, este se llama Life With Micah y se ha vuelto una sensación en esta red social.

Mediante fotos y videos, Amanda comparte el crecimiento de su hijo como cualquier madre orgullosa lo hace en estos días. Lo hizo desde que él tenía meses de edad y no ha parado hasta ahora, cuando ya camina, tiene su pelo largo y anda por todos lados. Su sonrisa y su pelo largo son el distintivo que más encanta a sus seguidores.

Incluso Micha, al lado de Amanda, ha hecho de modelo para diversas marcas de ropa, posado en revistas y son junto a Mike (diseñador de vestuario) una historia motivacional.

Aparte de fotos en Instagram, Amanda comparte algunos tips para las madres que pueden entender perfectamente la situación de tener un bebé con el síndrome, por ejemplo, cómo enseñarles a tomar el biberón cuando sus manitas son más pequeñas que las del resto de los niños.

"Nadie nos preparó para la vida. Nadie nos dijo cómo sería, o qué esperar. Honestamente, estoy muy agradecida. Una vez más, creo que ningún niño es igual a otro y no queremos poner Micah en una caja. Lo dejamos llevar por el camino y no lo tratan de manera diferente a como lo que esperábamos. Nosotros solo tenemos más citas médicas y monitoreo que los demás padres", explicó Amanda a la entrevista a Mother.

Si alguna esperanza tiene Amanda para su hijo es que pueda conseguir cualquier sueño que tenga. Por su carácter obstinado, ella sabe que Micah lo logrará, aunque esto signifique que tenga que trabajar más que el resto de los niños, pero cada esfuerzo extra también será un paso que los tres juntos valorarán mucho más.